Los acabados, aplanados o enjarres son aquellos recubrimientos horizontales y verticales de una construcción donde permite proteger otros elementos, recubrir irregularidades y proporcionar uniformidad, garantizar durabilidad y resistencia, pero además de ser funcionales; los terminados de una vivienda proporcionan atractivo visual.

A continuación, te mostraremos tres terminados básicos que se utilizan en los muros, techos y columnas de tu casa.

·      Rústico: La textura rústica suele ser rugosa o dura, no es uniforme lo que permite la utilización de diversos materiales (piedra, madera, cemento, yeso, etc.) que crean un aspecto clásico y natural. Proporciona una apariencia de resistencia y calidad, sin embargo, cuando se necesita reparar o resanar algún muro tiende a quedar diferente al resto, por lo que son más notorias las irregularidades

·       Apalillado: La textura suele ser áspera, al igual que el acabado rústico no es uniforme lo que permite diversas decoraciones de forma, como el trazo de líneas, relieves, figuras, etc. Tiene un aspecto de resistencia, sin embargo, pasa lo mismo que el enjarre rústico, cuando se intenta resanar tiende a verse diferente al resto de la pared.

·      Liso: Éste material es suave, y en comparación con los anteriores, el acabado liso mantiene buena uniformidad a pesar de resanar algún muro, lo que permite mejor apariencia, agregando un aspecto moderno, cuidado, limpio y elegante.

Los acabados en general pueden ser de diversos materiales, desde el yeso, cemento y pastas, hasta azulejos, piedra natural, ladrillos, entre otros, donde al combinarlos podemos obtener diversas texturas que crean un aspecto moderno y con movimiento.

CASSAPLAN, te recomienda los muros lisos en la parte interior de tu hogar, pues las modificaciones se hacen de una manera más sencilla haciendo que el acabado quede igual que el anterior como se mencionaba anteriormente, además de que en cuestión de decoración los colores resaltan mucho más y la colocación de objetos diversos objetos son más combinable. En caso de ya tener un enjarre rustico o apalillado se pueden usar productos como pastas u otros materiales que modifiquen el diseño, así que no dudes en consultar con tu arquitecto las mejores opciones que tienes para la construcción de tu hogar.

 

CASSAPLAN

“Espacios a tu medida”

 

 

Autor: Fernanda Montañez