La madera de maple es abundante en américa del norte (EUA Y Canadá), se caracteriza por su calidad y colorido único, obteniendo una gran demanda en toda la clase de usos. Los arboles de maple pueden ser variables, sin embargo; tienen las mismas características en cuanto a su textura y uniformidad, agregando la forma suave de sus vetas. A diferencia del encino ésta madera no tiene aroma, pero su sabor es característico (dulce) lo cual atrae a las termitas.

 

Se conocen dos tipos de madera de maple con características diversas, por una parte, tenemos el maple duro: su coloración es de un blanco cremoso con un ligero matiz café rojizo, la madera es dura, gruesa y con buenas propiedades de resistencia, en especial a la erosión y el desgaste, sus acabados son sobresalientes.  Por otra parte, está el maple suave: su coloración es de gris a blanco cremoso con algunas manchas más obscuras, es de fuerza mediana, sin embargo; tiene alta resistencia al impacto, es una excelente madera para terminados y mantiene su tono por su resistencia al sol.

El color del maple es claro, casi blanco en su albura, pero en la parte del duramen va del rojizo al marrón obscuro, suele no presentar defectos y es muy fácil de trabajar garantizando excelentes resultados.

Los usos del maple pueden ser diversos, por un lado, el maple suave se puede usar para la fabricación de muebles, gabinetes de cocina, molduras, puertas; etc., mientras que la madera de maple duro se usa para la fabricación de paneles, muebles, gabinetes de cocina, ebanistería, escaleras, molduras, pasamanos, puertas, pisos decorativos como el parquet; entre otros.

Consulta con tu arquitecto los beneficios de escoger la madera de maple para la construcción de tu hogar.

 

CASSAPLAN

“Espacios a tu medida”

 

 

Autor: Fernanda Montañez