El azulejo es una pieza de cerámica trabajada de manera artesanal, de poco grosor y con una de sus caras vidriada, es decir, cubierta de un esmalte impermeable y brillante, decorada de uno o de varios colores y con texturas variadas, haciéndolo de una vista agradable.

Estas piezas se han empleado en el revestimiento de superficies exteriores e interiores, de modo decorativo, así como también elegida por su resistencia y duración. El azulejo es un material que no es afectado por el agua ni la humedad, agregando que cuenta con una superficie que facilita la limpieza.

 

 

 

A continuación, se describirán los tipos de azulejos más comunes que puedes utilizar en tu hogar.

·      Azulejos de piedra: Corresponde a un estilo rustico, otorga la naturalidad de la piedra por lo que aporta una imagen elegante y agradable en los baños, paredes y pisos. Este tipo de azulejos puede ser costoso, sin embargo, se puede optar por piedras artificiales haciéndolo una opción más económica.

·      Azulejos de vidrio: Es una alternativa moderna que aporta una imagen lujosa y delicada, permitiendo además ser un material de relajación. Los azulejos de vidrio realmente son resistentes por lo cual pueden colocarse en pisos y paredes.

·      Azulejos de cerámica y porcelana: Como se mencionaba anteriormente, el tipo de azulejo clásico está hecho de estos materiales, suelen ser decorativos, resistentes y duraderos por lo que siguen siendo una excelente opción. Al igual que los anteriores pueden usarse en pisos y paredes decorando el ambiente de manera deleitable.

CASSAPLAN

“Espacios a tu medida”

 

 

Autor: Fernanda Montañez