El mosaico, es un material que está formado de pequeñas teselas hechas con cemento y arena prensada. Las figuras que se utilizan en cada mosaico son pintadas con moldes, sin embargo, actualmente se pueden utilizar diferentes elementos que realcen texturas tal como piedra, vidrio, cerámica, etc., aportando dinamismo en la combinación de la variedad de materiales.

Éste material rompe con el patrón de seguir con los revestimientos únicos en su forma, por lo cual se obtienen acabados estupendos y con personalidad, ya sea a modo de listel o enmarcado en distintas zonas, ambas con un realce elegante o colorido, así como también en todo un piso.

La utilización del mosaico como se mencionó anteriormente, puede hacerse de diversas maneras y en distintas zonas del hogar, como: en el baño (en la ducha, en el lavabo y piso), en la cocina (el piso, la pared, en la isla), en el jardín (en el pasillo o camino), en la piscina (paredes interiores), en la fuente (paredes interiores), etc.

Los mosaicos son materiales muy decorativos pues se pueden mezclar con colores vivos, formales (blanco y negro) o con alguna figura (el mosaico se utiliza como rompecabezas para crear la figura). A pesar de ser un elemento “retro” en la construcción, sigue despertando el interés en nosotros.

 

CASSAPLAN

“Espacios a tu medida”

 

 

Autor: Fernanda Montañez