El porcelanato es un material cerámico que puede ser utilizado en el revestimiento de paredes y pisos. Éste material está compuesto por varios elementos, que al ser cocidos crean una gran variedad de tamaños y decoraciones, a diferencia del cerámico, el porcelanato entra a un proceso de pulimiento que llega al brillo máximo o deseado, creando un aspecto mucho más vistoso. En el caso de porcelanatos esmaltados, el diseño y textura dependerá del mismo esmaltado.

 

 

Se caracteriza por su resistencia al agrietamiento y al peso, así como por su alta impermeabilidad y fácil limpieza. Éste material es similar a los azulejos y los cerámicos, sin embargo, los cortes de las orillas son más exactos y más grandes, al ser cortados con más exactitud ayuda a que la separación entre uno y otro sea más corta (2 milímetros aprox.) haciéndolo más uniforme.

El porcelanito al igual que los cerámicos llega a tener colores inalterables a cualquier tipo de luz, tiene una adecuada impermeabilidad y porosidad, por lo cual hay ausencia de olores. Es resistente a los agentes biológicos (hongos y bacterias) y químicos (detergentes, ácidos, etc.), así como una conductividad térmica baja (soporte de temperaturas altas y enfriamiento rápido sin que se dañe el esmalte).

Este material es usado para exteriores e interiores, así como para todos los pisos de nuestro hogar, ya sea en la cochera, en el baño (pisos y paredes), en las estancias, etc., utilizando gran variedad de decoraciones. Es importante mencionar que el porcelanato es elegido en lugares donde se requiere una máxima limpieza e higiene, ya que al tener una separación mucho más corta entre uno y otra evita la acumulación de bacterias.

El porcelanato tiene aproximadamente 8 años en el mercado, ha comprobado su durabilidad, resistencia y estética por lo que es la opción más recomendada por ahora. En CASSAPLAN te daremos siempre la mejor opción.

 

CASSAPLAN

“Espacios a tu medida”

 

 

Autor: Fernanda Montañez